Enfermedades

Adaptación del ritmo cardíaco a la actividad corporal

Cuando nos movemos o practicamos un deporte las necesidades de oxígeno y alimentos de los tejidos son mayores. Durante un período de intenso trabajo muscular el corazón puede impulsar una cantidad de sangre siete a ocho veces mayor que la normal, aumentando el número de latidos por minuto o el volumen de sangre por latido.

Normalmente el corazón impulsa cerca de 75 mililitros de sangre por latido, pero puede llegar a impulsar hasta 200. Este aumento puede estar causado por los siguientes estímulos, aislados o todos al mismo tiempo:

 Aumento del contenido de anhídrido carbónico en la sangre

Cuando hacemos ejercicios las oxidaciones se producen con mayor rapidez lo que aumenta el contenido de anhídrido carbónico en sangre y tejidos lo que estimula al corazón que, como respuesta, aumenta el volumen sistólico.

– Distensión del músculo cardíaco.

Durante el ejercicio, la presión en las venas es mayor, por lo tanto fluye más sangre a los compartimientos cardíacos antes de que se contraigan, lo que hace que se distienda la pared muscular. Por lo tanto, al ser mayor el volumen de sangre, mayor es la cantidad de sangre impulsada por el latido cardíaco. También es posible que durante el ejercicio se produzca un aumento de la frecuencia cardíaca que de su valor normal puede llegar a alcanzar los 170 a 200 latidos por minuto.

En este proceso pueden intervenir también otros factores:

– Aumento de la temperatura

Cuando practicamos un deporte la temperatura corporal puede elevarse unos pocos grados. Del mismo modo que en la fiebre, esto afecta al nódulo senoauricular lo que tiene como resultado el aumento de la frecuencia cardíaca.

– Hormonas

Ante un estado de emergencia las glándulas suprarrenales se encargan de producir mayor cantidad de una hormona: la adrenalina. Este hecho, junto a la producción de tiroxina por parte de la glándula tiroides, que aceleran el metabolismo, contribuye a la aceleración del ritmo cardíaco.

– Nervios

En el organismo normal, los cambios en la frecuencia cardíaca se producen, principalmente, por la acción de dos grupos de nervios, uno de las cuales las aumenta y otro las disminuye

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Copiar contenido está muy feo !!