Enfermedades

Alfombras y esterillas, focos de ácaros

Deshágase de sus alfombras. Para una persona alérgica, sensible a los ácaros del polvo doméstico, caspa de las mascotas o moho, las alfombras están absolutamente prohibidas. Son el hogar perfecto para todos estos organismos, aparte de que las alfombras modernas —con el tejido muy apretado— atraen y retienen aún más el polen y la caspa de las mascotas. En estos casos, incluso la limpieza con vapor a veces no resulta eficaz.

El vapor no genera suficiente calor como para matar a los ácaros. Lo único que hace es aumentar la temperatura y la humedad del tejido, creando así un clima ideal para ácaros y moho”.

Y sustitúyalas por tapetes y esterillas. De esta manera logrará dos importantes beneficios: eliminar la parte de su casa que captura y retiene polvo, polen, caspa de mascotas y moho, y mantener su vivienda libre de alérgenos. Los tapetes y esterillas pueden lavarse a temperaturas bastante altas como para matar los ácaros del polvo, y el suelo que hay debajo, gracias al tejido holgado de ambos, estará más fresco y seco, en condiciones que al moho y los ácaros no les gustan.

Los ácaros no pueden sobrevivir en suelos secos y pulidos y, además, este tipo de piso se seca en segundos, frente a las semanas que requiere una alfombra limpiada con vapor.

Compre almohadas sintéticas. A los ácaros del polvo les gustan todas: tanto las sintéticas (de fibra de poliéster), como las de plumas espuma. Pero las primeras ofrecen una ventaja muy importante, se pueden lavar en agua muy caliente, que acaba con los ácaros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Copiar contenido está muy feo !!