Consejos de salud

Apúntate al optimismo

Sepa qué le entristece. Cuando se sienta agotada pero no sepa el porqué, analice detenidamente qué ocurre en el momento en que se siente desolada y tome nota. Sea concreta: ¿Su jefe está dejando un montón de trabajo sobre su escritorio, todos los viernes, para que lo haga el fin de semana? ¿Su marido se hace el loco cada vez que le toca preparar la cena o acostar a los niños? ¿Le abruma la responsabilidad que tiene de cuidar a su progenitor gravemente enfermo?

Diga lo que piensa. Cuando haya identificado el problema, habrá llegado la hora de hablar.

“Pero no sólo se dirija a su jefe y le manifieste: Me siento agotada”, específica la doctora Potter. Es demasiado vago. Lo que interesa es que sea objetiva y le presente sugerencias. Por ejemplo, si su jefe le ordena que haga una cosa y su supervisora otra. Lo mejor es sugerirles una reunión, de tal manera que los tres puedan hablar y encuentren una solución conjunta.  Siempre hay que ser un poco más optimista y ver el lado bueno de las cosas.

Tratar de ver las cosas desde un punto de vista positivo hace que la vida sea más fácil, las cosas pesen menos y sean más llevaderas. Observe la cantidad de frases negativas que dice al día, apúntelas y táchelas de su vocabulario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Copiar contenido está muy feo !!