Alimentación, Consejos de salud, Ejercicios

Combinación ideal; deporte y alimentación integral

De todos modos, y dejando a un lado la alimentación correcta, todavía existe un medio que puede servir de mucha ayuda para combatir la obesidad: el deporte.

Como todo el mundo sabe que la falta de ejercicio físico es una de las principales causas del aumento de las llamadas enfermedades de la civilización, el hacer algún deporte es un hecho muy común.

Pese a que la obesidad depende de forma inequívoca de la alimentación, siendo sobre todo el consumo de hidratos de carbono refinados y de otros alimentos desnaturalizados el principal causante, y pese a que lógicamente su prevención y tratamiento será subsanando y superando los fallos en la alimentación, el practicar ejercicio físico o deporte de forma sistemática favorece la eliminación de las grasas superfluas, por lo que sería algo estupendo que todo el mundo hiciese diariamente ejercicio físico.

De cualquier modo, en ningún caso es suficiente el tratamiento de la obesidad únicamente por medio del ejercicio físico, aunque se lograse eliminar toda la grasa superflua. Con ello sólo se conseguiría eliminar un síntoma y una señal de alarmas evidentes, mientras que no se prevendrían los trastornos del metabolismo que origina una alimentación deficiente.

Esto se ha demostrado en la práctica clínica. Si se combina el deporte con una alimentación incorrecta, no se previenen los trastornos degenerativos ni las enfermedades de depósito vasculares y del aparato locomotor: los deportistas entran a formar parte, al igual que el resto de la población, dentro del grupo de personas que si no se alimenta correctamente sufrirá sus consecuencias en forma de padecimientos de la columna vertebral y de las articulaciones, arteriosclerosis, infarto de corazón, litiasis biliar, etc.

Además, hay que advertir del peligro de que el deporte como única medida para conseguir un peso corporal correcto pueda encubrir la verdadera causa de la obesidad. Por ello lo ideal sería que, unido al deporte, se sigan unas normas de alimentación sanas.

Cada vez se recomienda más la combinación de una alimentación correcta con un ejercicio físico regular. Dentro de éste podríamos citar varios deportes: correr, nadar, ir en bicicleta, andar, etc.

El mejor deporte es el jogging, ya que practicándolo se ejercitan todos los grupos musculares del organismo sobre todo los de brazos y piernas, así como los pectorales. Además, está recomendado (en su justa medida) a todas las edades. Pero sólo se conseguirán resultados positivos cuando el ejercicio muscular se realice regularmente cinco veces por semana como mínimo, el tiempo de ejecución exceda de cinco minutos y el pulso durante todo el tiempo que dura el ejercicio sea de ciento cincuenta pulsaciones por minuto aproximadamente.

Correr de 1.500 a 3.000 m tiene el mismo efecto que nadar de 100 a 400 m en un tiempo que va de 3 a 5 minutos. Y el mismo resultado se obtendría recorriendo de 3 a 12 km en bicicleta en un tiempo de 7 a 20 minutos, o si se camina rápidamente durante 20 minutos un trayecto de 2 a 6 km. Si no existe la posibilidad de realizar ningún ejercicio de los mencionados, también se puede correr en el sitio, sin moverse, durante 10 o 20 minutos diarios,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Copiar contenido está muy feo !!