uñas perfectas

Para tener unas uñas perfectas, debemos nutrirlas y cuidarlas, cada día. Como están hechas de proteínas, debemos recordar consumir productos como las carnes, los quesos, los huevos, la soja… para que no se quiebren ni se escamen. También, es importante seguir una dieta rica en ácidos grasos, que encontramos en los huevos, las nueces, las verduras, lácteos…

No debemos olvidar el empleo de una base protectora, que sea de buena calidad, que emplearemos antes del esmalte, lo que hará que se endurezca la uña, y el color durará más. Según nos recomendaron desde noticias colombias, también debemos saber que el quitaesmalte debe ser usado con cuidado, ya que debilita la uña. Si las vamos a sumergir en agua, o estaremos en contacto con productos tóxicos, lo mejor, es usar guantes. Antes de limarlas o cortarlas, lo mejor es sumergirlas en aceite, durante unos minutos o, incluso, después de darnos un baño. De esta manera, lograremos humedecerlas, ablandarlas, y que no se agrieten.  A la hora de limarlas, es mejor hacerlo de los extremos al centro de las mismas.

Si es fácil que se quiebren, entonces, lo más recomendable es cortarlas de manera cuadrada. Un paso importante es saber nutrirlas, y no hay nada mejor que sumergirlas en aceite de oliva, durante 15 minutos, cada noche, antes de irnos a dormir. Las limpiamos con agua y no las secamos. Y, consumir cola de caballo es muy recomendable.