Enfermedades

El Hogar, El mejor refugio para los ácaros del polvo

Ya el otro día hablamos de lugares como son las alfombras y esterillas donde se acumulan los Ácaros. Estos microscópicos seres vivos son muy de tener en cuenta, y llegados a este punto es preciso aclarar que el ácaro del polvo es un pariente casi microscópico de las garrapatas y de las arañas lo que ocurre es que el ácaro vivo no es el problema, ni lo que desencadena un proceso alérgico, sino la materia fecal que expele en el aire en su deambular por nuestros muebles y alfombras (sus lugares preferidos), así como los cuerpos de los ácaros muertos, que también ocasionan reacciones alérgicas.

Por lo que respecta a los otros alérgenos más frecuentes, el polen viene del exterior, es decir, está en el aire que respiramos (sobre todo en la primavera y comienzos del verano), la caspa de las mascotas cae de sus cuerpos en una lluvia incesante y apenas perceptible de piel muerta y pelos, y el moho crece dondequiera que haya oscuridad.

La calefacción central y la aspiradora eléctrica fueron recibidas con un enorme entusiasmo hace cerca de 40 y de 50 años, respectivamente. Gracias a estos dos avances podemos limpiar invirtiendo la mitad del tiempo y mantener una temperatura agradable en toda las habitaciones, no sólo cerca de la estufa o la chimenea.

No obstante, la misma tecnología que hoy hace mucho más fácil nuestra vida ha contribuido indirectamente a crear un problema médico frecuente, las alergias por los ácaros del polvo. La aspiradora pobló las casas de alfombras, la calefacción central hizo que podamos estar entre 15º y 18º C todo el año.
Y si a todo esto le sumamos casas de cada vez más herméticas y perfectamente aisladas, tenemos el ambiente perfecto para que aparezcan los ácaros del polvo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Copiar contenido está muy feo !!