Depresiones, Ejercicios, Enfermedades

El síndrome de las piernas inquietas

Vota este artículo

Si ha sentido la necesidad de mover las piernas durante las noches al estar en la cama, si siente un alivio al mover las piernas y si padece de estos síntomas frecuentemente durante horas de la tarde o noche, usted puede estar padeciendo de síndrome de las piernas inquietas.

sindrome de las piernas inquietas

El síndrome de las piernas inquietas es un trastorno neurológico que se caracteriza por la necesidad urgente e inevitable de mover las piernas debido a que se experimentan sensaciones desagradables en las extremidades inferiores, de las que algunos pacientes hasta se quejan de ser dolorosas. Y es que las sensaciones que se derivan de este síndrome pueden tener diferentes descripciones ya que algunas personas que lo padecen pueden sentir desde hormigueo, hasta quemazón que puede variar de intensidad de un paciente a otro.

El síndrome de las piernas inquietas, puede darse en personas de ambos sexos, pero la prevalencia se inclina hacia el sexo femenino y puede comenzar a manifestarse a cualquier edad incluso en la infancia, pero la mayor parte de los pacientes diagnosticados supera los 40 años de edad, pudiéndose incrementar la severidad de los síntomas con el paso del tiempo.

De igual manera, se ha determinado que en países desarrollados como España, hasta un 20% de las mujeres embarazadas han desarrollado este síndrome, pero tiende a desaparecer luego del parto. No obstante, se han registrados casos en los que el problema persiste más allá del parto.

Síntomas del síndrome de las piernas inquietas

Los pacientes que padecen el síndrome de las piernas inquietas, les cuesta describir la sensación en las piernas, pero coinciden en afirmar que es muy desagradable, que aparece al acostarse o durante el reposo y tiende a disminuir o desaparecer con el movimiento de las piernas. Suele ocurrir en las noches principalmente e incluso algunos pacientes, han referido que aún durante el sueño experimentan movimientos involuntarios de las extremidades inferiores.

Las consecuencias sobre la calidad del sueño son evidentes con un gran desgaste físico y emocional para quien lo padece, provocando un aumento de la ansiedad e insomnio.

Causas
Aunque no existe una coincidencia en cuanto a las causas de esta enfermedad, la misma ha sido asociada a tres factores:
Carácter hereditario, ya que según algunas historias clínicas de pacientes con el síndrome de las piernas inquietas han revelado que otros miembros del grupo familiar padecen o han padecido de episodios de este mal.
– Déficit de hierro en la sangre, debido a que un 30 a 40 por ciento de pacientes con el síndrome, les ha sido diagnosticada anemia ferropénica.
Déficit de dopamina, ya que existen indicios de alteración del sistema dopaminérgico, responsable de la función motora del cuerpo a través del neurotransmisor conocido como dopamina.

Tratamiento
Los especialistas basan el tratamiento en algunos cambios en la dieta y en el estilo de vida, como eliminar la cafeína y bebidas estimulantes, disminuir la ingesta de comidas cerca de la hora de acostarse, realizar ejercicios y otras actividades recreativas. No se descarta el uso de agentes dopaminérgicos como el pramipexol y el ropirinol.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Copiar contenido está muy feo !!