Consejos de salud

Encuentre la mejor forma de llevar los líquidos en el día a día

Esta es la fórmula de Zelman: la primera semana, sirva café, té o refresco de cola descafeinado en una cuarta parte de su taza, y el resto llenela con bebida normal eco cafeína). La siguiente semana, llene con bebida descafeinada la mitad y el testo con normal. Para la tercera sema­na, su taza debe contener tres cuartas partes de bebida sin cafeína por una de normal. Si su hábito es de ocho tazas al día, a estas alturas estará bebiendo el equivalente a dos únicamente. A partir de aquí, continúe con esta fórmula hasta que beba líquidos descafeinados exclusivamente. Si está en casa y no tiene ganas de poner dos cafeteras para mezclar las bebidas, revuelva café normal y descafeinado instantáneo soluble, siguiendo los mismos principios en las proporciones.

Tome bebidas descafeinadas. Otra estrategia que proponen las expertas es sustituir siempre una cuarta parte de la cantidad que toma regularmente por una bebida que no contenga cafeína, como infusión de hierbas, leche descremada, zumo de frutas o agua; después una mitad y, por último, tres cuartas partes.
Cómase una galleta en lugar de pedirse un cortado. “Su energía también puede haber decaído porque está teniendo una bajada de azúcar”. En lugar de llenarse el cuerpo de cafeína, coma algo un trozo pequeño de pan, una naranja, o incluso un caramelo o un puñado de pasas para que su nivel de azúcar suba y no se sienta fatigado ni aletargado.

Salga a pasear. Disminuir la cantidad de cafeína resulta particularmente difícil para las mujeres que recurren al café o el refresco de cola como estimulante para aguantar los quehaceres cotidianos más aburridos o el ritmo que imponen los niños, el trabajo y la intendencia de la casa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Copiar contenido está muy feo !!