Consejos de salud, Enfermedades

Primeros días sin fumar

El primer día que se elige para estar sin fumar, es el día más importante. Este día debe ser un día tranquilo que de preferencia no sea un Sábado o Domingo que son los días que más aburridos y más tiempo libre tenemos.

El día que se decida que va a ser el primero que se va a estar sin fumar, se debe preparar un buen desayuno que haga que no nos de hambre a media mañana, ya que, las personas que toman algo en ese momento y fuman, tienden a hacerlo a esa hora religiosamente para liberar las tensiones de la mañana.

Come chicles y tomar agua constantemente también ayudará bastante, ya que se conseguirá quitarnos el ansia de tener algo en la boca. La ansiedad es normal que aparezca desde el primero día, se llama síndrome de abstinencia.

En los primeros días sin fumar, no se deben hacer cosas que se hacían normalmente, es decir, podemos crear nuevos hábitos que no nos recuerden al tabaco. Si después de salir del trabajo siempre quedamos con una amiga para tomar un café, eso se acabó. Ahora puedes seguir quedando con esa persona pero para salir a correr o ir a alguna clase de yoga o pilates.

Una vez que se pase la ansiedad de los primeros días sin fumar se podrá volver poco a poco a los hábitos habituales. No se debe tomar café en la medida en la que se pueda ya que esto hace que las ganas de fumar sean mayores.

En cuanto a las comidas, los “primeros días sin fumar” se debe comer bastante ligero. Cuando comemos demasiado el cuerpo siente la necesidad de relajarse y dan muchas ganas de fumar. Si las evitamos, podemos evitar también las ganas de fumar.

Otro momento clave de los primeros días sin fumar, es el día que salimos con amigos a tomar algo. Ese día todos fuman y tenemos que superar una gran tentación que muy pocas personas consiguen. El truco está en que si se está dejando de fumar se haga participe a los amigos que nos van a acompañar, de esta iniciativa. Con esto se conseguirá que fumen delante de nosotros o que al menos lo hagan en menos proporción.

Existe algo que se llama “el duelo” y es la sensación de tristeza o sentir que se pierde algo al dejar de fumar. No les pasa a todas las personas pero si a una gran mayoría y se pasa en pocos días.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Copiar contenido está muy feo !!