Alimentación, Nutrición Avanzada

Probióticos y Prebióticos

Para conocer los beneficios que se pueden esperar de los dos grupos más importantes de alimentos funcionales, los probióticos y los prebióticos, hay que aclarar antes qué es la flora intestinal. Se trata de una serie de bacterias propias del intestino humano, que tienen una acción importante en la digestión, la absorción de los nutrientes y la síntesis de las vitaminas.

Estas bacterias son de diferentes tipos y entre ellos las hay beneficiosas, nocivas y neutras. Dependiendo de lo que se coma, proliferarán más unas u otras, con los consiguientes beneficios o daños. Y ahí entran de lleno estos alimentos. Todos van a mejorar la flora intestinal, aumentando las bacterias buenas, pero lo hacen actuando de dos formas distintas.

A los probióticos se les han añadido bacterias buenas, vivas y activas, que servirán de refuerzo a las existentes en el intestino; un ejemplo de ello son los yogures y demás leches fermentadas. Los prebíóticos, llevan como plus sustancias que sirven para alimentar y facilitar el desarrollo de las bacterias buenas. Entre esas sustancias están la fibra soluble y los oligosacáridos no digeribles, que se encuentran en los productos integrales y que también se utilizan para enriquecer otros alimentos como yogures, café, barritas o batidos para dietas de adelgazamiento.

¿Qué ventajas tienen? Ambos grupos contribuyen a mejorar el tránsito intestinal, benefician al estómago, favorecen el crecimiento de la flora bacteriana buena, reducen el riesgo de cáncer de colon, disminuyen los niveles de colesterol en sangre y la presión arterial, protegen el tracto urinario, aumentan las defensas…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Copiar contenido está muy feo !!