Consejos de salud, Enfermedades

Problemas de la piel asociados al envejecimiento

El proceso de envejecimiento, deriva en muchos cambios en el organismo y la piel no escapa al deterioro que experimentamos los seres humanos con el paso de los años. Los cambios en la piel, son productos de dos factores: Uno asociado con el proceso propio del envejecimiento, y el segundo, a los efectos de la exposición a las radiaciones solares, lo que se conoce como fotoenvejecimiento.

En muchas latitudes, las alteraciones de la piel en las personas mayores se deben en gran parte a la exposición a los rayos del sol, produciéndose cambios cutáneos en las zonas del cuerpo que se exponen mayormente al sol. Es por ello, que algunos problemas de la piel en los ancianos, como el cáncer de la piel, se deben a las consecuencias de una piel fotoenvejecida.

El aspecto que presenta la piel envejecida por efectos de la radiación solar, es el de arrugas finas pero a la vez toscas, una pigmentación moteada de distribución irregular, vasos sanguíneos superficiales, color amarillento de la piel, entre otros.

La mejor prevención contra el fotoenvejecimiento comienza desde la temprana edad porque ello garantiza una mejor salud cutánea en los años avanzados. En este sentido, se debe evitar la exposición indiscriminada al sol y se recomienda el uso de bloqueadores o filtros solares, los cuales son de gran ayuda aún en los casos de daños ya adquiridos. De igual manera se recomienda el uso de sombreros, la aplicación de cremas y la protección de cuello y hombros cuando la exposición al sol sea inevitable por causas de las actividades diarias, teniendo la precaución de evitar la permanencia al sol entre las 11 de la mañana hasta las 3 de la tarde, período en el la radiación solar es más fuerte.

Algunas de las afecciones de la piel más comunes en la edad avanzada son:

  • Prurito en la piel. Es el picor desagradable que provoca que quien lo padece se rasque la zona provocando a veces heridas debido a la debilidad de la piel en el anciano. Sus causas pueden ser problemas de resequedad, dermatitis de contacto, infección por hongos, irritaciones por alergia a algunas sustancias. También se debe tomar como posible causa, algunas deficiencias o alteraciones a nivel sanguíneo como exceso de urea, carencia de hierro, entre otros factores.
  • Herpes Zóster. Esta afección en la piel es muy frecuente en los ancianos y se produce por una reactivación del virus herpes zoster que causa la varicela y que permanece en estado latente durante el ciclo de la vida. Se manifiesta con la aparición de erupciones de color rojizo en la piel en zonas como pecho y espalda y con menor frecuencia en la cara, soliendo ir acompañado de dolor, fiebre y malestar general.
  • Tumores benignos. El principal tumor de este tipo que aparece en la piel de los ancianos es la queratosis o verruga seborreica, de coloración pigmentada que puede aparecer en el tronco o en la cara y que puede eliminarse con la aplicación de nitrógeno líquido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Copiar contenido está muy feo !!