Alimentación

Reincorporarse a la rutina alimenticia sin morir en el intento

Muchas veces se nos complica mucho salirnos de la rutina, sin embargo, cuando lo hacemos, lo más importante es tener en cuenta que debemos volver. Para ello, debemos siempre tener en cuenta que el salirse de la rutina debe ser la excepción, no la regla. El que tengamos una vida donde la alimentación sana sea predominante, y durante unos días, Pero un viaje, reuniones o problemas familiares, terminemos consumiendo alimentos poco sanos, lamentablemente tomarles cariño a estas comidas es muy fácil y luego de comerlas unos días no logramos ver la lechuga y el pollo a la plancha con el mismo cariño.

Para solucionar un poco este problema, lo mejor es poner en práctica ciertos tips que puedan ayudar a disfrutar lo malo sin olvidar lo bueno.

Tips más útiles

Acompaña tus comidas con ensaladas, si recuerdas a diario el sabor de los vegetales combinados, tu paladar no va a perder la costumbre de comerlos.

Trata de cambiar las carnes fritas por las que están a la parrilla o a la plancha, de esta forma estaría comiendo las carnes igual que siempre evitando los excesos de grasas saturadas.

En lugar de papas y yuca (palta) fritas, apela por las mismas en su forma al vapor. No saben igual pero son mucho más sanas.

No consumas demasiado refresco o alcohol, ya que de esta forma solo hincharas tu cuerpo y te sentirás con más peso del que realmente tendrás al culminar la temporada anti rutina.

Continúa haciendo de cinco a seis comidas al día, aunque hagas tus comidas pesadas es mejor que mantengas la costumbre de comer algo entre comidas, de esta forma tu metabolismo se mantendrá inalterable y llegarás lleno a la comía siguiente, obligándote a comer menos de esta forma.

Mantente en movimiento

No hay peor forma de afrontar un cambio que olvidando todo lo que se tiene fruto de un esfuerzo anterior. Sigue una rutina básica de ejercicios, camina, muévete, baila y trota un poco, el ejercicio cardiovascular es el mejor aliado de la quema de grasas.

Por ultimo, busca siempre el equilibrio, no permitas que todo el esfuerzo invertido se vaya de paseo por unos días de placer, equilibra lo que comes, no comas en exceso y busca siempre estar en armonía mente y cuerpo. Ejercicios como el yoga, la meditación y el tai-chi podrían ayudarte a controlar la ansiedad producida por la vuelta al hábito de comer sano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Copiar contenido está muy feo !!